.....Advertisement.....
.....Advertisement.....

Parents should be role models in life for their children

-A A +A

Our children are looking for role models, and we think that these models should be school teachers, the religious leader of our Church, our in-laws or anybody else you can think of.

But we do not realize that the first role models for our children is us, “the parents.” We are their heroes; we are the role models that they must follow. But perhaps our moral values are not where they ought to bel. If we have a bad temper, they will learn to have a bad temper. If we are unethical, they, too, will be unethical. If we are too picky, they will learn it from us. If we complain a lot, they also learn to do the same.

We, parents, are the role models for our children. If the parent is drunk or smoking, the kids will think it’s OK to do those things in the future.

We have to ask ourselves what kind of role model we are for our children because they will follow our footsteps as they get older. If we love God, they also learn to love God. If we show respect and love to our parents, our children also will learn to love and respect us when we are much older. If we are hard-workers they will be hard workers.

Our way of living speaks louder than anything we can say. As the saying goes “Words are but wind but seeing is believing,” but a model of exemplary life remains stable.

God calls us in His Word: “Love the LORD your God with all your heart and with all your soul and with all your strength. These commandments that I give you today are to be on your hearts. Impress them on your children. Talk about them when you sit at home and when you walk along the road, when you lie down and when you get up. Tie them as symbols on your hands and bind them on your foreheads. Write them on the doorframes of your houses and on your gates.”  Deuteronomy 6:5-9

 

 

Los hijos estan buscando modelos ejemplares

Nuestros hijos están buscando modelos ejemplares, y nosotros pensamos que esos modelos deben ser los profesores de la escuela, el líder religioso de nuestra Iglesia, nuestros suegros, bueno en fin cualquier persona, pero no pensamos que los primeros modelos ejemplares para nuestros hijos “Somos los Padres”, nosotros somos sus héroes, nosotros somos los modelos que ellos deben seguir. Pero como nosotros quizás nuestros valores están por los suelos, como vamos a hacer los modelos de ejemplo, quizás tenemos un mal carácter, y eso aprenderán ellos, si somos personas inmorales, ellos también serán inmorales. Si somos criticones ellos aprenderán también, si somos quejosos ellos también aprenderán a hacer lo mismo.

Nosotros los padres somos los modelos de vida para nuestros hijos. Si el padre es borracho o fumador ellos querrán ser iguales a sus padres cuando sean jóvenes. Tendríamos que preguntarnos que tipo modelo soy para mi hijo, porque ellos anhelaran ser igual como nosotros cuando sean grandes. Si somos personas que amamos a Dios, ellos aprenderán también a amar a Dios. Si respetamos y amamos a nuestros padres, nuestros hijos también aprenderán a amarnos y respetarnos a nosotros cuando ya seamos más adultos. Si somos trabajadores ellos harán lo mismo. El modelo de vida habla más fuerte que lo que hablamos, como dice un dicho por ahí “las palabras se lo llevan el viento”, pero un modelo de vida ejemplar permanece establece.

Dios nos exhorta en su Palabra: “Y amarás a Jehová tu Dios de todo tu corazón, y de toda tu alma, y con todas tus fuerzas. Y estas palabras que yo te mando hoy, estarán sobre tu corazón; y las repetirás a tus hijos, y hablarás de ellas estando en tu casa, y andando por el camino, y al acostarte, y cuando te levantes. Y las atarás como una señal en tu mano, y estarán como frontales entre tus ojos; y las escribirás en los postes de tu casa, y en tus puertas.”  Deuteronomio 6:5-9

 

The Rev. Francisco V. Llerena is pastor of the First Hispanic Baptist Church in Carrollton, Ky.